26 sept. 2008

Primer aniversario del Diario Público ¡YO ESTUVE ALLÍ!

Ayer se celebró el primer aniversario de Público por todo lo alto, celebración a la que los becarios acudimos. Antes de seguir, vamos a aclarar una cosa. Es posible que los rumores se extiendan rápidamente de la siguiente manera: "sí, sí, la fiesta de Público, a la que acudieron Cristina Rapado y el chófer de Rocío Jurado...". Esto no es así. Simplemente, la fiesta de cumpleaños de Rapado (no quiero saber si es el apellido o un apodo) coincidió con nuestra celebración. Nosotros no invitamos a frikis que no sean del periódico.

Dicho esto, voy a hacer un breve relato de lo que fue una de las fiestas donde mejor me lo he pasado...

El sitio elegido (El Templo, en la Bravo Murillo 52) destacaba por el buen gusto de la decoración. Para muestra, un botón.

Image Hosted by ImageShack.us


Obsérvense las columnas con motivos... ¿satánicos? ¿o son unicornios? Se pueden ver fácilmente los relieves y las almenas similares a las de la puerta de Ishtar. Pero lo mejor de todo son las enormes esfinges asirias que decoran ambos lados del escenario y que, afortunadamente para vuestras retinas, no se llegan a ver enteras. Pero sí, son unas putas esfinges con barba de un tamaño descomunal.

Una decoración modesta y sin recargar, vaya. Como diría Berto, con esta decoración "la palabra 'humildad' se estrella contra el enorme muro del ego". Y ahora, centrémonos en la fiesta.

La mayoría del tiempo, Público estaba apelotonado en la barra, y según se iba consumiendo alcohol, la gente se iba lanzando a la pista de baile... es lógico, a medida que más te alcoholizas menos consciente eres de la decoración, tú estás tan tranquilo hablando hasta que reparas en el espejo con la máscara de Tutankamon incrustada y piensas "joder, necesito otra copa"; y luego llegas y ves que en la barra tienen una figura un carro egipcio tirado por caballos al lado de las botellas y piensas "que sea doble"... pero bueno, vamos a dejarlo.

A medida que avanzaba la noche, las distancias entre los distintos escalafones empresariales se iban haciendo más difusas... saludos y conversaciones amistosas con otros sectores, Puyol vestido de Vincent Vega (seguramente no sabéis quién es Puyol, pero da lo mismo, lectores: simplemente, es único), baile por aquí, baile por allá...

Image Hosted by ImageShack.us
¡Aquí estamos!


A la fiesta se vino Juan Pedro Valentín, ahora ex-trabajador de Público, al que aproveché para aproximarme, presentarme y comentar mis patéticos planes de suplicar a Escolar quedarme en el que hasta ahora ha sido el mejor trabajo en el que he estado. Me impactó ver a Juan Pedro (porque ya es "Juan Pedro", amigos) en sudadera. Y no en traje. Por supuesto, le hice la poco original y totalmente estúpida broma de "Jo-jo, ¿los presentadores de informativos vais en calzoncillos cuando presentáis? A-JA-JA-JA"... Bravo, Scaramouche. Seguro que esa broma no se la han hecho nunca... eres tan original como un perro marrón.

Eso sí, me llevé para la posteridad una foto que comparto con vosotros. Perdón por mi flequillo.

Image Hosted by ImageShack.us
Un servidor con Juan Pedro Valentín.


En un momento dado comenzaron a proyectar imágenes de los primeros instantes del periódico. Los electricistas montando la redacción, los ordenadores en sus cajas, las primeras reuniones, electricistas con cables, los redactores trabajando sin sillas, electricistas haciendo agujeros, Escolar con cara de tensión, electricistas instalando los controles de la luz, prisas, nervios, más electricistas... "espera, ¿dónde están los becarios?". Exacto: no había fotos de la primera remesa histórica de becarios de Público. Eso sí, el gremio de electricistas puede estar orgulloso del papel que desempeñó en la fundación de un nuevo medio de comunicación. El director pasó a mi lado y aproveché para comunicárselo.

-Ignacio [ahora resulta que le conozco de toda la vida...], oye... mucho electricista y mucha redacción a medias, ¿pero dónde están las fotos de la primera hornada de becarios de Público?

-Yaaaa... los siento, ten en cuenta que esto es de los primero dos meses...

-Bueno, no importa, ¿sabes por qué? [ATENCIÓN: niveles de Vodka en sangre peligrosos] Porque tienes la oportunidad de redimirte... haciéndonos un contrato.

Ahí está. Lo solté. ¿Qué capacidad para hilar temas, eh? Dejo a Ángel Martín a la altura del betún.

Image Hosted by ImageShack.us
Los becarios y el oberkommandant haciendo air guitar.


El caso es que los becarios, como ya sabíamos de antemano, no vamos a continuar en Público. No obstante, ha sido la mejor experiencia laboral de mi vida, una experiencia que, como dije, me ha servido para ver que el hecho de ejercer "la profesión más hermosa del mundo" compensa con creces las largas jornadas y los bajos sueldos. Durante este tiempo he pasado a sentirme como "Carlos, estudiante de Periodismo" a "Carlos, Periodista". Ya no veo el último curso de mi carrera como el fin de una etapa y el comienzo de otra, sino como un paréntesis antes de volver a lanzarme a este mundo. Gracias, Público, por este impagable regalo.

Antes de que me ponga sentimental recordando que la semana que viene acabo, continuemos con mi conversación con Escolar.

-... ahora nos haremos una foto los becarios contigo para decir "nosotros trabajamos con Ignacio Escolar.

-Pero no me mitifiques, hombre.

-Vamos a ver, el mito de Escolar comenzó en el momento en que en tu blog haces una entrada sobre Carlos Fabra y enlazas un vídeo de la Hora Chanante. Eso no tiene precio.

-Es que me lo puso a huevo. Por cierto, ¿qué tal tu blog?

...

Se me quedó esta cara:



Sí, amigos. El director de Público lee mi blog o al menos conoce su existencia... otra pequeña influencia que me acerca más al dinero, la fama y las playmates.

Este hecho trae una consecuencia inevitable para vosotros, queridos lectores... no me malinterpretéis, pero después de trabajar en un diario nacional, de que hayan hecho una base de datos con mis artículos y de esto... es imposible no veros como basurillas insignificantes. Tranquilos, no os enfadéis, para mí seguís siendo homínidos y os daría cacahuetes si os viera por la calle, pero entendedlo: yo ahora soy un triunfador y vosotros no váis a llegar a nada digno de mención... las cosas son así, algunos evolucionan, otros no...

Aún así, para que veáis que pienso en vosotros como los que me leían en mi anonimato, os regalaré una selección del sagrado néctar que mi intelecto ha destilado durante tres meses en Público.

Otro dato relevante: no mojé. Pero me voy a hinchar cuando llegue la fama. Amigas becarias, os vais a arrepentir. Yo que estaba dispuesto a reinventar vuestra idea de "orgasmo"... allá vosotras...

Un saludo,

-Scaramouche-

8 comentarios:

  1. Me alegro de que te vaya bien, y que bebas como un descosio...

    Pero recuerda que todos tenemos un futuro, y nunca se sabe quien se va a hacer más famosos qye tu, asique cuidaito XDDD

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si si, tu ninguneanos, que unos pocos tenemos la fortuna y/o desgracia (jojo, que malo soy) de ver como eres realmente en la calle con tus expresiones que solo cierto sector social conoce (¿he oido Tatsumakisempukiaku? o como se escriba).
    No interesa que esto llegue a oidos del, dentro de poco, ex-jefe ¿verdad?.

    Ahora en serio. La verdad es que viendo la calidad de lo que has hecho estos meses (lo poco que he visto) pareces tener un futuro prometedor, y que diablos, a ver si sacas el periodismo a flote por que últimamente hasta en la televisión pública estoy viendo cada metedura de pata, inclusive con las noticias de la inhudación.
    En fin, que espero que tu experienca allí sea solo el principio.

    Una última cosa: Si la memoria no me falla, los capiteles de esas columnas son cabezas de carnero pertenecientes al dios egipcio Amón. Muy presente en el templo de Karnak.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hala¡¡ modesto que nos ha salido el niño...nada aver si es verdad y triunfas en el mundillo periodístico.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡MUAAA-HA-HA-HAAA!!

    "Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes: ¡Contemplad mis obras, Poderosos, y perded la esperanza!"

    ResponderEliminar
  5. Como también te dije anoche, la policía no es tonta.

    ResponderEliminar
  6. Madre, qué fiestón... diario Público... qué suerte (seguramente cobrarás mejor que yo).

    Un apunte a las columnas: son una imitación o reproducción de unas columnas mesopotámicas o egipcias si mal no recuerdo. Cosas de haber estudiado Historia del Arte en la uni.

    Por cierto, que los de Público me contraten, que soy una mina y escribo a cien por hora. (para darme publicidad soyun hacha)

    ResponderEliminar
  7. Carlos felicidades por tu curro y por el nuevo curso. Cada día escribes mejor, con un estilo muy personal. Estoy convencido de que vas a llegar muy pero que muy alto en el periodismo.
    Un saludo tío.
    Fdo: ex-alumno pseudoafricano

    Pd: os echo de menos a todos

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.