12 feb. 2009

Leonardo mató a Maestre Astilla, Raphael es alcohólico, Donatello odia a los humanos y Michaelangelo se hizo escritor

Cuando era pequeño, una de mis series de dibujos animados favoritas era Las Tortugas Ninja (Teenage Mutant Ninja Turtles). De hecho, me gustaba tanto que mi madre me contaba cuentos protagonizados por los cuatro quelonios para que me durmiera. Va en serio, ni hermanos Grimm, ni Disney, ni leches. Snow White is for pussies.

Vale, vale, si habéis visto la serie, sabréis que los guiones no estaban precisamente escritos por Tim Kring. De hecho, en la serie de los ochenta cada capítulo era de su padre y de su madre y, como norma general, no había continuidad en la historia. Era una serie para niños: lo que importaba era ver a las tortugas dando mamporros softcore y gritando cowabunga mientras nosotros, los niños, nos meábamos de gusto viéndolo. Era lo más parecido a un orgasmo en aquellos tiempos en que las niñas te parecían bichos a los que no había que tocar ni con un palo. Luego vino la pubertad y lo jodió todo.

En España, a la serie se la conocía popularmente como "Las Tortugas Ninja". Muy poca gente llamaba al show por la transliteración del título, Tortugas Ninja Mutantes Adolescentes. Símplemente era un coñazo de título y ni las teles lo presentaban así. De hecho, los niños no sabíamos ni pronunciar eso de "Tineich Miutant Ninlla Tertols", según rezaba el logo que aparecía en la inolvidable intro de los dibujos. Lo siento, estábamos ocupados escuchando y cantando en "güachigüiri" uno de los mejores temas musicales de nuestra infancia, ¿a que sí, Luismi?


¿Mandé?


Pero lo de Teenage estaba ahí. Y lo cierto es que, aunque estropeaba el título, nos daba a los críos un dato fundamental: esas tortugas que comían pizza todo el día sin engordar, vivían en una guarida, eran los mejores ninjas de Nueva York (tampoco creo que haya muchos, pero bueno) y ganaban siempre a un tipo con una armadura cojonuda llamado el Despedazador; sólo tenían unos pocos años más que nosotros. Saber eso molaba un montón y convertía definitivamente a las cuatro tortugas en los reptiles que más molaban de la televisión (y les podían dar mucho por culo a los Dinosaucers).

Desde su creación, según la tradición de los dibujos animados, las tortugas estaban destinadas a ser siempre "adolescentes". Y no sólo en la serie de los ochenta, también en muchos de los remakes que se han hecho a lo largo de los años. Y mientras Leo, Raph, Mickey y Don sufrían un gravísimo caso de síndrome de Peter Pan, nosotros crecimos, maduramos, y descubrimos que las pizzas engordaban. Muchos de nosotros imaginamos que nuestros héroes crecían con nosotros y nos preguntábamos "¿qué habrá sido de las Tortugas? ¿cómo habrán llegado a la adultez? ¿siguen peleando? ¿qué pasó con sus vidas todo este tiempo?". Atención, si crees que los dibujos y los cómics son cosa de críos, para de leer en este instante y bájate al bar, el resto no te interesará.

La obra.
Mutant Ninja Turtles Gaiden es un cómic hecho por un fan con una destreza medianamente decente para el dibujo y un coco prodigioso para escribir guiones que se hace llamar Tigerfog. El término "Gaiden" parece significar en japonés algo así como "historia paralela" o "spin-off", lo que implícitamente es un aviso para fans de que no es parte del "canon" oficial de la serie. No obstante, respeta muchos detalles del mismo y yo, de buena gana, lo tomaba como continuación oficial. Una continuación madura para una audiencia madura, con diálogos duros y con el nivel sangre propia de un enfrentamiento con armas cortantes (en el prólogo, al pobre Raphael le sacan un ojo).


Esta y todas las imágenes con las que se ha ilustrado este post son obra de Tigerfog.

Sorprendentemente, y de manera opuesta a lo que hasta entonces ha sido la historia de las tortugas, MNT Gaiden tiene un guión oscuro que reduce los momentos de acción (aunque pasan a ser mucho más sangrientos) para profundizar en los aspectos psicológicos de los personajes. Los enemigos ya no son el Clan del Pie o los Purple Dragons. Los enemigos de las Tortugas ahora son sus demonios interiores, son ellos mismos. Si eres fácilmente traumable, deja de leer aquí y vete al bar donde se han ido los de hace dos párrafos.

Sólo le veo un inconveniente, y es por gustos personales: es un puñetero manga. Hubiera preferido la estética americana, aunque reconozco que la "japonesización" sólo afecta visiblemente a los personajes humanos, no tanto a las tortugas. Menos mal.


Sinopsis
La serie arranca con un prólogo cuando las tortugas aún son adolescentes, la feliz familia que todo el mundo recuerda de la serie de los ochenta. ¿Feliz? No tanto. Los celos que Raphael siente por Leonardo han ido in crescendo a lo largo de los años: no puede asumir que, por mucho que él se esfuerce, Leo siempre será mejor que él y cada vez le acepta menos como líder. Esto le lleva a cometer una estupidez que lleva a un combate casi a muerte entre los cuatro hermanos y culmina con la muerte de Splinter (Maestre Astilla), su padre y maestro. Ante el trauma que supone la pérdida del patriarca mentor, la hermandad de las tortugas se rompe y cada uno decide vivir su propia vida sin depender ni apoyarse en los otros tres. Diecisiete años después del incidente, el primer capítulo nos presenta unas tortugas de treinta y pocos años con la vida destrozada, cada una viviendo vidas muy dispares.

Las nuevas tortugas.

Leonardo: tras matar a Maestre Astilla, decide exiliarse a Japón y pagar por sus pecados. Nada se sabe de él durante estos diecisiete años. Si queréis saber porqué mata a su padre, leed el cómic, maldita sea. El hasta entonces líder de las Tortugas, desaparece de NY, una idea con la que ya se jugueteó en 2007 con la película Tortugas Ninja Jóvenes Mutantes.




Lost and_Alone by gryen - DeviantartRaphael: tuerto y desfigurado por las cicatrices de su último encuentro con Leonardo, es sin duda,el personaje más y mejor desarrollado. Su parte de culpa en la muerte de Splinter le marcó tanto que se empeñó en honrar a su maestro intentando seguir el modo de vida que éste les enseñó: entrenamiento, justicia... eso sí, a su propia manera. Sus problemas de agresividad y actitud se han agravado por la soledad que siente al no tener a sus hermanos cerca. Afronta estos sentimientos y la carga de su "pecado" con ayuda de alcohol en cantidades industriales, tabaco en similares dosis y autoinflingiéndose heridas con sus shais. Mientras que sus hermanos han decidido hacer borrón y cuenta nueva, él sigue atormentándose por voluntad propia en una espiral autodestructiva, tal y como le intenta hacer ver Michaelangelo. Esto es lo que ha llevado a las otras tortugas a estar en contacto con él lo menos posible.


Donatello: mientras todos sus hermanos aceptan la muerte del maestro, la tortuga con la bandana morada es incapaz de hacerlo. Niega la verdad, niega el mundo que le rodea y se enclaustra en su propia guarida-laboratorio, donde crea su propio "pequeño mundo de ciencia y la tecnología", como diría Raphael, alejado de una realidad "que Leonardo le arrebató cuando mató a su padre", según las propias palabras de Donnie. Su aislamiento le lleva al odio de todo lo que hay en la superficie, incluida la raza humana, con la que se niega a tener cualquier tipo de contacto... salvo por los que todavía son sus amigos: April O'Neal y Casey Jones, dos personas que cada Navidad intentan reunir a las tres Tortugas en su apartamento, a pesar de que siempre acaban tirándose los trapos sucios a la cara y peleando. Negándose a aceptar los hechos, culpa exclusivamente a Leonardo de la muerte de Splinter, a pesar de que Raphael intenta hacerle ver que fue él quien desató en primer lugar la tragedia. Un reencuentro entre Leonardo y Donatello sólo puede acabar en desgracia.

Michaelangelo: No es el personaje siempre alegre y fiestero que conocíamos. El trauma ocasionado por la pérdida de su maestro le hace abandonar la guarida e irse a vivir al piso de April O'Neal. Desde aquí, hará borrón y cuenta nueva: guardará los nunchakus para no volverlos a utilizar nunca, rechazará todo tipo de violencia y peleas y se convertirá en un escritor de best-seller, una figura pública rodeada de misterio, ya que (por razones obvias) nunca se le ha visto la cara. Se comunica con su editor a través de su agente, April. Está constantemente peleado con Raphael porque éste intenta que abandone todas las comodidades y su sueño para hacer penitencia por su parte de culpa en la muerte de Splinter.

Renoir: es una nueva tortuga que se convierte en discípulo de Raphael y que es más blando que la mierda de pavo. Si te interesa saber más de él, lee el cómic, que la extensión de este artículo empieza a ser preocupante.

Retrospectiva tortugosa
Este Gaiden es una evolución lógica de una tendencia a la madurez que se le empezó a dar a la serie al entrar el nuevo siglo. La serie Teenage Mutant Ninja Turtles de 2003 supuso un salto en la evolución y actualización de nuestros amigos verdes de la infancia. Se decidió hacer una serie para un rango de edad superior al de la serie de los ochenta: algo más de violencia, pero sin sangre; una profundización el personalidad de los personajes, pero sin Lars Von Trier-izarse; unos enemigos más peligrosos e inteligentes y conflictos entre hermanos.

No obstante, el punto de partida de la serie, el conflicto entre Raphael y Leonardo, existe desde principios de los 90 aunque no se plasmara en la serie. La primera película con personajes reales de las Tortugas Ninja ya nos mostraba a un Raph imprudente y a un Leo demasiado responsable que no se llevaban bien. Claro, que esto ocurría tímidamente. Al fin y al cabo era una película destinada a niños, que lo que les molaba era ver a sus héroes repartiendo tollinas al Clan del Pie.

Sin embargo, este conflicto alcanzó su máxima expresión de manera oficial en la película TMNT (sólo las siglas es más cool) de 2007. He aquí la escena que mejor lo ilustra. Me he bajado la película en rmvb en castellano y es JODIDAMENTE IMPOSIBLE editarla en ese formato o encontrar un conversor gratuito que lo haga bien, así que la tenéis en inglés... pero vamos, el diálogo tampoco es dificil de entender si conoces un poco la lengua de Shakespeare:


Mutant Ninja Turtles Gaiden, sin "Teenage", lleva al extremo esta lucha. El cómic es una continuación digna para la serie si el fan quiere algo más que la típica ensalada de hostias light al clan del pie y sanseacabó. Una lectura recomendadísima que romperá tu idílica visión sobre los héroes con caparazón.


LINKS:
-Obscurezodiac: donde están disponibles los capítulos de MNT Gaiden.
-Deviantart de Tigerfog, autor de la serie.

11 comentarios:

  1. Vaya, un gran hallazgo mi querido Scaramouche.
    La verdad es que esta serie nos fascinó a todos cuando eramos críos.
    Y esta continuación, creo yo, se nos hace a todos más adecuada que la serie que ponen ahora en la televisión, no se si la habrás visto.
    Pero sigue la misma tónica, aunque los dibujos son más digitales.
    Pero los antiguos molaban más, donde ira a parar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tampoco te creas que me parece tan mala la nueva serie, la encuentro entretenida y adecuada para niños más mayores que la serie de los 80.

    Y ahora, hablando de mi hallazgo: ¿Tú has visto cómo mola el nuevo Raphael? Si buscas en Deviantart encontrarás un montón de Fan-Art.

    ResponderEliminar
  3. He corregido la entrada, que estaba plagada de errores gramaticales. Tardé como seis horas en hacerla entre que me documentaba, intentaba infructuosamente codificar la película para editarla y escribirla.

    Seis horas así cansan mucho y algunas faltas se te escapan.

    ResponderEliminar
  4. No te justifiques hombre, que no pasa nada por un par de faltas. Habrá que ver, aunque hace bastante que no leo comics, pero bueno, si dices que merece la pena le echaré un ojo.Oye por cierto, que fue de aquella película de superhéroes que prometía tanto, que ahora mismo no me acuerdo del nombre, pero creo que era de Alan Moore.

    ResponderEliminar
  5. Dioss!! que buenoo!! me han entrado ganas de comprarme el comic!!!
    Me has dejado con la miel en los labiossss..

    Tude.

    ResponderEliminar
  6. Tude, el cómic lo puedes leer gratis en Internet. Mira el enlace en el apartado "Links" al final del artículo.

    ResponderEliminar
  7. Im-presionante. A pesar de ser de un autor desconocido, no se a que esperan a hacer una serie o una película. Eso si, viendo los tintes de cine negro que le podían dar, que avisen a Frank Miller (Sin City, The Spirit).

    ResponderEliminar
  8. Ya, es estuve echandole un ojo, pero el dibujo de las primeras páginas me ha echado para atrás¡¡

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, el dibujo de las primeras páginas tira mucho para atrás. Pero luego el tipo perfecciona mucho su técnica...

    ¡ÁNIMO, ÁNIMO! ¡TE PROMETO QUE MERECE LA PENA!

    ResponderEliminar
  10. a ver que os parece, he actualizado comentándolo un poco mejor:

    http://fomentaeltrueque.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. esta serie de comic es muy increible me encanto espero k no acabe en algo malo espero k la historia tenga mas accion y mas sobresas imprecionate esta serie es de lo mejor me encanto :)

    ResponderEliminar

...y ya veremos qué ocurre después.